Axkid Minikid salvó a los hijos de Ida en un accidente

Era un día normal e Ida y su familia habían salido de compras. Cuando la familia estaba de vuelta a casa, el invierno sueco mostró su mejor cara con el frío, la oscuridad y las carreteras heladas. Dadas las condiciones de la carretera, Ida y su marido tuvieron mucho cuidado de que los niños estuvieran bien abrochados en su silla de seguridad y condujeron con mucha precaución, pero a pesar de ello se produjo un accidente.

Sólo quedaban 200 metros para llegar a casa cuando ocurrió lo impensable. Ida tenía que salirse de la carretera nacional que atraviesa el pequeño pueblo, lo indicó con los intermitentes y frenó para girar… ¡y entonces se produce un BANG! Un coche que venía por detrás chocó directamente con el coche de Ida y su familia. Ida nos cuenta que entonces el coche empezó a aullar, a parpadear, a oler y que todo el mundo estaba totalmente conmocionado.

“Fue el más grande y peor estruendo que he oído nunca: todo el mundo gritaba de pánico mientras el coche se desplazaba a más de 70 (!!) metros”.

Ida se dirigió directamente a los niños, que estaban sentados cada uno en sus Axkid Minikid, para ver cómo estaban. Aparte del susto, no se pudo detectar ningún daño físico en ninguno de los niños. Después de esto, tampoco se descubrieron otras lesiones en ninguno de los niños. En cambio, Ida y su marido sufrieron dolores de cuello y espalda.

La silla de auto orientada hacia atrás salvó la vida de los niños

La experiencia ha sido, por supuesto, traumática para toda la familia, pero si hay algo que se llevan consigo es cómo las sillas de coche orientadas a contramarcha salvaron la vida de los niños. A diferencia del marido de Ida, que se sentó en el asiento trasero y su cabeza y cuello salieron despedidos hacia el asiento de delante, los niños estaban protegidos por la silla de auto orientada hacia atrás.

Esto ha llevado a Ida a reflexionar más sobre las sillas de auto orientadas hacia atrás y su valor.

“He visto a mucha gente colocar a sus hijos mirando hacia delante demasiado pronto. ¿Qué pasaría si esto le hubiera ocurrido a alguno de ellos? Las fuerzas que experimentamos en el choque no se pueden describir, un niño que va a favor de la marcha podría haberse roto el cuello”.

La seguridad de su hijo es lo más valioso

Ida y su familia nunca pensaron que un accidente así pudiera ocurrirles, nunca. Pero de repente ocurre lo inimaginable y ella no puede estar más agradecida de que sus hijos estuvieran sentados en sus sillas de coche a contramarcha en el momento del accidente.

“No importa lo buen conductor que seas; puede pasar cualquier cosa. Una silla de coche orientada hacia atrás puede salvar vidas y espero que esta historia haga que más padres valoren la seguridad y la vida de sus hijos y no les coloquen a favor de la marcha antes de tiempo.”

Muchas gracias Ida por compartir tu historia y difundir este importante mensaje.