¿Cuál es el ángulo de reclinado más seguro en una silla a contramarcha?

Numerosos estudios demuestran que viajar a contramarcha es 5 veces más seguro y reduce el riesgo de lesiones hasta en un 90% pero, ¿cómo de reclinada debería llevar mi silla de coche? ¿Qué ángulo es más recomendable en cada etapa del crecimiento de mi hijo y por qué? ¿Un reclinado insuficiente o, al contrario, excesivo puede ser peligroso? En Axkid te lo contamos.

A la hora de elegir una silla de coche a contramarcha es muy importante tener en cuenta el rango de reclinación que ofrece, ya que un mayor o menor ángulo de reclinado no sólo afecta a la comodidad sino, también, a la seguridad. Pero, como padres, es normal que nos surjan dudas al respecto: ¿qué es más seguro, mucho reclinado o poco?

Para responder a esta pregunta correctamente debemos fijarnos en la edad y el desarrollo del niño.

¿Cuál es el ángulo de reclinado más adecuado en cada etapa?

En los primeros meses de vida el bebé no puede sostenerse por sí mismo. Por eso, en esta primera etapa, es imprescindible contar con el amplio reclinado de un grupo 0/0+ que proteja su espalda y cuello, y es muy importante también que,  independientemente de su peso, no nos precipitemos cambiando a un grupo superior antes de tiempo,.

Cuando su nivel de desarrollo lo permita y cambiemos del grupo 0/0+ a la siguiente silla, podremos ir restando reclinado a la silla. Aunque cada niño es diferente y la instalación de la silla debe ajustarse siempre en función de sus necesidades específicas, en esta etapa la recomendación general de los expertos se sitúa en un ángulo de reclinado de entre 30º y 35º.

Conforme el niño va creciendo es recomendable ir reduciendo progresivamente este ángulo inicial hasta alcanzar una posición más vertical, en torno a los 5º-15º de reclinado en la última etapa a contramarcha, cuando los niños son más grandes.

Las sillas a contramarcha están diseñadas para absorber la energía del impacto en caso de accidente. Por esta razón, lo mejor es llevar la silla lo más recta posible en cada etapa del crecimiento ya que, cuanto mayor sea el grado de reclinación, más energía se transferirá a los hombros, cuello y cabeza del niño. Por el contrario, cuanto más vertical esté el respaldo, mejor se repartirán sobre él las fuerzas en caso de accidente y mayor protección ofrecerá la silla al niño.

Sin embargo, para elegir el grado de reclinado más adecuado también es muy importante que comprobemos siempre que la cabeza no se cae hacia delante con el vaivén de la conducción cuando el niño se queda dormido, ya que esto podría comprometer la seguridad en caso de accidente, al quedar la cabeza fuera de la zona de protección del reposacabezas y expuesta a impactos o rebotes en su retorno hacia el respaldo.

En resumen, el reclinado perfecto es el mínimo que requiera cada etapa del desarrollo del niño, siempre que impida que la cabeza se caiga hacia delante cuando se quede dormido.

¿Qué otros factores debo tener en cuenta al regular el reclinado de mi silla?

A la hora de ajustar el reclinado ideal de una silla a contramarcha hay, además, otros factores a tener en cuenta:

El grado de inclinación de la banqueta del coche

No todas las sillas a contramarcha ofrecen el mismo rango de reclinado. De la misma forma, no todos los asientos de coche son iguales. Dependiendo de lo horizontal o inclinada que esté la banqueta del asiento en el que vamos a instalar nuestra silla el ángulo de reclinado final se verá más o menos afectado.

Para saber qué grado de inclinación tiene la banqueta del asiento en el coche y poder calcular en qué medida afectará al reclinado final de la silla una vez instalada, puedes usar aplicaciones como «brújula» para iPhone y otras similares para Smartphone, que tienen un nivel de burbuja integrado y permiten medir ángulos con precisión.

Situaciones especiales que requieran un ángulo mayor del habitual

En los viajes largos es muy probable que los niños se queden dormidos, lo que puede provocar que la cabeza se les caiga hacia delante durante la conducción.

Para garantizar la máxima seguridad y evitar que esto suceda, es posible que antes de un viaje necesites reajustar el reclinado de tu silla con un ángulo mayor del que llevas en tu día a día en los trayectos más cortos o, si la silla ya está en la posición máxima de inclinación, quizá necesites utilizar un accesorio extra, como la cuña de reclinación de Axkid.

El espacio para las piernas

A la hora de regular el reclinado de la silla, también debemos tener en cuenta que éste influye en el espacio disponible para las piernas. En los primeros meses de vida, cuando los bebés necesitan un ángulo de reclinado muy amplio, sus pies quedan enfrentados al respaldo del asiento. A medida que van creciendo y vamos restando reclinación a la silla para colocarla más vertical el espacio para las piernas aumenta y, con ello, su comodidad.

Por tanto, ajustar el reclinado de la silla conforme tu hijo crece te ayudará no solo a llevarlo con la máxima seguridad en cada etapa sino también a mantenerlo el máximo tiempo posible a contramarcha.